lunes, noviembre 24, 2008

112. Lo que las chicas (y los chicos) quieren saber

112. Lo que las chicas (y los chicos) quieren saber

Guías y manuales analizan temas como el aborto, la pornografía, los abusos, la anorexia, y también la política, la moda, el ocio o el acné en lenguaje juvenil.




A modo de enciclopedia, con más de 300 entradas por orden alfabético, este Manual de las chicas (Marenostrum), que se presenta en un vistoso estuche metalizado para regalo, es un libro de enfoque práctico, que pretende dar respuesta a las cuestiones que preocupan o interesan a las adolescentes de hoy. Un amplio segmento de población, en edad (13 a 18 años) de hacerse preguntas y buscar referentes, que tienen sus principales fuentes de información -internet y pandillas aparte- en las revistas juveniles y femeninas. Lecturas "poco recomendables", según los adultos, por su trivialidad. Sin embargo, es precisamente de ellas de donde el Manual ha tomado tres elementos básicos: los temas, todos, por muy atrevidos que parezcan; el tono, ligero y coloquial, fácil de leer, y el diseño, dinámico, con textos breves, mucho color, dibujos y fotografías, para presentar, de una manera muy atractiva y legible, unos contenidos del mayor interés. Y no sólo para las adolescentes.

Padres y profesores descubrirán en el Manual, que está avalado por la supervisión de un amplio equipo de profesionales -médicos, ginecólogos, dermatólogos, nutricionistas, psicólogos, pedagogos-, un universo femenino oculto, y muchas claves para entrar en él y poder compartir con las "chicas" toda una serie de temas, no siempre fáciles de abordar, desde los más "serios" (aborto, pornografía, abusos, anorexia, política) hasta los, aparentemente, más banales (moda, depilación, maquillaje, acné, ejercicio físico), aunque no menos importantes a esa edad en que un grano puede ser una catástrofe.

El libro busca la complicidad de las lectoras. Y la consigue porque transmite autenticidad. Desde el lenguaje, fresco y directo, al mensaje positivo -todos los problemas tienen solución, sin sermones, reflexiones alambicadas, ni falsos dramatismos-, pasando por el diseño, moderno y desenfadado, la obra provoca confianza y convence. Si entre los adultos triunfan los libros de autoayuda, éste, que los mejora, puede ser un agradable descubrimiento para las jóvenes lectoras..., y para quienes conviven con ellas.

La misma editorial, Marenostrum, ha comenzado a editar la nueva colección Las Guías Cómplices, con enfoque, diseño y contenidos similares al Manual, pero dirigida a lectores más jóvenes, preadolescentes de entre 9 y 15 años. ¡Vivan las chicas! y Nosotros los chicos son los dos primeros títulos publicados, a los que seguirán Mis padres se separan: ¿y YO qué? y ¡Mis padres dicen NO a todo!

Finalmente, y tras el éxito de El libro peligroso para los chicos, publicado el verano pasado, Paidós propone El libro peligroso para las chicas, una entretenida miscelánea sobre las actividades que ocupaban el ocio de las generaciones anteriores a internet y YouTube, especialmente dirigida a las niñas. Aunque, vistas las actividades -acampadas y fuegos al aire libre, observación de la naturaleza, fabricación casera de patinetes y todo tipo de artilugios y manualidades, juegos de fuerza y habilidad, deportes, lecturas instructivas sobre grandes personajes (en este caso, femeninos) de la historia, la ciencia y la cultura-, éstas no se diferencian tanto de las que se recogían en el libro de los chicos, y se puede decir que, prácticamente, son lecturas intercambiables. Lo cual no está nada mal para romper prejuicios sexistas.

Manual de las chicas. Sonia Feertchak. Ilustraciones de Catel. Traducción de Ana y Laura Tortosa, Miguel García, Christian Czulanoff y Francisco Moreno. Marenostrum. Madrid, 2007. 608 páginas. 28,50 euros. ¡Vivan las chicas! Séverine Clochard. Ilustraciones de Cécile Hudrisier. Traducción de Mercedes López-Ballesteros. Marenostrum. Madrid, 2008. 224 páginas. 18 euros. Nosotros los chicos. Olivier Lhote. Ilustraciones de Magali Fournier y Yann Hamonic. Traducción de Mercedes López-Ballesteros. Marenostrum. Madrid, 2008. 224 páginas. 18 euros. El libro peligroso para las chicas. Andrea J. Buchanan y Miriam Peskowitz. Ilustraciones de Alexis Seabrook. Traducción de Lourdes Bassols y Juan Pascual Martínez. Paidós. Barcelona, 2008. 264 páginas. 29 euros.

Fuente:

El País (España)

0 comentarios:

Find us on Facebook

Visitas:

Google+ Followers