miércoles, junio 25, 2014

210. ¿Por qué tenemos que salvar a las lenguas en peligro de extinción?


Animación

Cuando un lenguaje muere se lleva una cultura consigo.

Tom Belt, natural de Oklahoma, no conoció la lengua inglesa hasta que empezó el jardín de infantes. En su casa, se hablaba en cheroqui.

Belt creció montando caballos y después de la universidad viajó por todo el país haciendo el circuito de rodeo. Finalmente, terminó en Carolina del Norte en busca de una mujer que conoció en la escuela 20 años antes.
"Hace muchos años ella me había dicho que le atraía de mí el hecho de que yo era el cheroqui más joven que había conocido que podía hablar cheroqui", dice y añade:

"Me compré un billete de ida y vuelta para visitarla, pero nunca usé la vuelta".

La pareja se casó. Sin embargo, su esposa, también cheroqui, no hablaba el idioma. Él pronto se dio cuenta de que era una minoría entre su propia gente. En aquel entonces, solo quedaban 400 hablantes de cheroqui en la Banda Oriental, la tribu ubicada en la patria histórica de los cheroqui y la tribu a la que pertenece su esposa.

Los niños tampoco estaban aprendiendo el idioma.

"Empecé a darme cuenta de la gravedad de la situación", dice Belt. Así que decidió hacer algo al respecto.

10 lenguas para el 50%

El cheroqui está lejos de ser la única lengua minoritaria en peligro de extinción.

Durante el último siglo se han extinguido alrededor de 400 idiomas, aproximadamente uno cada tres meses, y la mayoría de los lingüistas estiman que el 50% de las 6.500 lenguas restantes del mundo habrá desaparecido a finales de este siglo (aunque, algunos llegan a situar esta cifra en el 90%).

Banderas

En la actualidad, hay 6.500 lenguas restantes en el mundo.

Hoy en día, las diez principales lenguas del mundo engloban, aproximadamente, a la mitad de la población mundial.

¿Es posible preservar la diversidad de idiomas, o estamos en camino de convertirnos en una especie monolingüe?

Debido a que hay tantos idiomas en peligro, es imposible etiquetar uno solo como el más raro o el más amenazado, pero hay al menos 100 en todo el mundo que solo tienen un puñado de hablantes, desde el ainu en Japón al yagán en Chile.

También puede ser difícil encontrar a estas personas.

Hay algunos casos famosos: Marie Smith Jones falleció en Alaska en 2008, llevándose consigo la lengua eyak. Normalmente se trata de personas mayores (habitualmente en un estado precario de salud) que no anuncian sus habilidades lingüísticas.

Lea el artículo completo en:

BBC Sociedad

0 comentarios:

Find us on Facebook

Visitas:

Google+ Followers