martes, enero 13, 2009

125. Libro "Erasae que se era" - El cuento como fuente de conocimiento

125. Libro "Erasae que se era" - El cuento como fuente de conocimiento


Joaquín Díaz rastrea la arqueología del cuento como fuente de conocimiento
El etnógrafo Joaquín Díaz durante una intervención. EFE/Archivo - EFE

EFE - Valladolid - 13/01/2009 11:27


El origen y la evolución del cuento como fuente de conocimiento, su dimensión ética, componente lúdico y carácter didáctico son desentrañados por el etnógrafo Joaquín Díaz en un ensayo incluido en su último libro, "Érase que se era...", que reúne 251 relatos recopilados en Castilla y León.

Al referirse al "arquetipo ético", Díaz explica cómo en la entraña de toda fábula existe un mensaje "más o menos oculto" que puede incomodar o beneficiar a los objetivos de las clases dominantes, dentro de una dualidad o "tensión permanente entre dos principios" donde ha situado el origen de los cuentos populares.

Esos principios duales, entre los que ha puesto como ejemplos al bien y el mal, a la vida y la muerte, y a la inteligencia y la estupidez, "influyen sobre el ser humano y modifican su comportamiento" a través de historias que tienen su valor en el ejemplo que despliegan sus protagonistas.

El cuento, además de su finalidad moral y de su condición lúdica o de distracción, también representó hasta el siglo XVIII una "escuela de costumbres", ya que los niños, sobre todo en el medio rural, "crecían rodeados de una cultura oral que recibían en las veladas cotidianas junto al fuego o en el hogar" tras el trabajo.

Joaquín Díaz, musicólogo y etnógrafo, reflexiona así en el ensayo introductorio al libro "Érase que se era...", segundo título de Castilla Tradicional Editorial, ilustrado por Santiago Bellido y que ha dedicado a la memoria del hispanista y folclorista francés Maxime Chevalier, fallecido en 2007 y a quien titula su "maestro y amigo".

Recuerda el autor la contradicción de los ilustrados españoles, a partir del siglo XVIII, cuando en su afán por acabar con el "atraso" del mundo rural olvidaron que dentro del mismo se hallaban "los cimientos de su propia cultura", y que "la traza sucia y desaseada de un pastor o labrador podía esconder a veces respuestas ponderadas o filosóficas a las eternas preguntas del ser humano".

Los 251 relatos incluidos en el libro han sido recopilados en diversos municipios de las nueve provincias de Castilla y León, por el propio Joaquín Díaz y otros destacados estudiosos de la cultura tradicional como son Luis Díaz Viana, Modesto Martín Cebrián, Antonio Sánchez del Barrio, Alberto Jambrina, Milagros Hijas, Alfredo de Diego y Antonio Lorenzo Vélez.

Fuente:

Publico.es

0 comentarios:

Find us on Facebook

Visitas:

Google+ Followers